Palabras de los profesores E. Zaffaroni y G. Croxatto por los 20.° Aniversario de la Revista "CATHEDRA LEX. El Espíritu del Nuevo Derecho"

Palabras de los profesores E. Zaffaroni y G. Croxatto por los 20.° Aniversario de la Revista "CATHEDRA LEX. El Espíritu del Nuevo Derecho"

Palabras de los profesores E. Zaffaroni y G. Croxatto por los 20.° Aniversario de la Revista “CATHEDRA LEX. El Espíritu del Nuevo Derecho”

La construcción de un Nuevo Derecho demanda de nuevas generaciones de abogados comprometidos y dispuestos a repensar críticamente el Derecho que han heredado, descubriendo sus puntos oscuros, sus intereses no declarados o no puestos sobre la mesa, sus falsedades, su idealismo, sus proclamas abstractas, que luego no se condicen con el Derecho que vemos en la realidad, fuera de las aulas, donde la realidad desigual sigue siendo de "no derecho", de precariedad, de no acceso a la justicia. El Derecho ha dejado de pensarse solo y esto sí es un avance. No por casualidad se han puesto de moda, en las últimas décadas, diversos cruces interdisciplinarios entre Derecho y Literatura, Derecho y Economía, Cine y Derecho, Derecho y Sociología, entre muchos otros. Todos estos campos emergentes muestran que el Derecho actual, más allá de la crisis de su filosofía o acaso como parte de la misma, está buscando algo. Que sea ese "algo" no es claro: es parte de nuestra búsqueda. Ese "algo" también puede ser un nuevo lenguaje. De allí nuestro hincapié constante en la importancia de la poesía para el Derecho. La poesía como fuente de inspiración, pero también de entusiasmo, de ideales (perdidos) de igualdad y de justicia. En muchos aspectos, tenemos un Derecho deshumanizado, tecnificado. Y la formación de los abogados también se ha vuelto deshumanizada, mecánica, formal: se generan abogados autómatas, sin espíritu crítico, que aprenden a repetir, pero no a pensar. Cambiar este modelo de enseñanza formal es un gran desafío. Es generar abogados con espíritu critico y compromiso humanista, donde hoy se reciben autómatas, burócratas que replican un instrumento, sin pensarlo jamás. Volver a humanizar el Derecho, denunciando las crueldades que se hacen en su nombre en los países de América Latina, es un desafío urgente. No terminar como el funcionario de la Colonia Penitenciaria de Kafka, que describe con fruición, ante un extranjero absorto y perplejo, una herramienta de tortura ya en desuso: ese es o parece ser el desafío del penalismo en el siglo que viene. Denunciar abiertamente las crueldades que se hacen en nombre del Derecho Penal, mostrando inconsistencias teóricas y éticas y, sobretodo, fracasos prácticos. Esto se hace con argumentación e investigación de campo precisa.

El Derecho ha decidido saltar antiguas barreras, atravesando muros que limitaban su visión y su enseñanza. La poesía nos puede ayudar, también en el Derecho Penal, a abrir los ojos y traer al Derecho una palabra diferente, no técnica, no fría, no inhumana, no neutral. No formal. Una palabra nueva, crítica, sólida, valiente. Un Derecho con voz propia. No por accidente fue Spee, un poeta jesuita, el primero en cuestionar la tortura y la caza de brujas. El Derecho está en construcción permanente. Ya no se piensa como un dogma ni se repite como tal. La lucha por el pensamiento crítico es fundamental en un campo tan sensible como el Derecho. Los derechos humanos se han convertido en nuestra cultura, en un ideal u horizonte firme de acción para nuestros países y han transformado de raíz nuestra visión de la labor de todo abogado. La lucha por el Derecho, como afirmaba Ihering en Alemania, es parte de la lucha diaria de los pueblos y de las personas. El Derecho y el pensamiento crítico deben estar siempre unidos en este camino. Los Derechos Humanos son parte ya de una conciencia histórica que trasciende a cada país y conforman un piso mínimo universal de respeto a la dignidad humana, hoy en tantos aspectos avasallada. Cuando se separan Derecho y Pensamiento Crítico, pierde el Derecho, pierde la sociedad y pierde nuestra cultura. Pierde la Justicia, en toda la dimensión del concepto. El Derecho no es solo una hoja de papel ni una página que repetimos mientras afuera de las aulas la realidad desmiente nuestras teorías. El Derecho es acción. Pero la acción requiere pensamiento y compromiso. Saludamos a la revista Cathedra Lex  por forjar ese camino para todos los estudiantes de abogacía del Perú y de la región.


FUENTE DE IMAGEN: Revista Latinoamericana de Derecho Internacional

catedralex_wp_admin

Déjenos un comentario

Close